Noticias
Carlos Solórzano
Solórzano: partida.
Murió el dramaturgo guatemalteco-mexicano Carlos Solórzano
Comparte este contenido con tus amigos

A los 91 años de edad falleció en su casa de la colonia Las Águilas, en Ciudad de México, este miércoles 30 de marzo, el dramaturgo, investigador, promotor teatral y novelista guatemalteco-mexicano Carlos Solórzano Fernández, víctima de un cáncer de páncreas que le detectaran hace un mes, según anunció su hija Juana Inés Solórzano Caso. En fechas próximas, adelantó Juana Inés, “el Fondo de Cultura Económica publicará un compendio de las obras, ensayos y novelas de mi padre”.

Solórzano nació en San Marcos, Guatemala, en 1919, y fue educado por una institutriz alemana, junto con sus hermanos. Llegó a México a los 17 años, debido a que no pudo continuar su educación en Alemania. A su arribo, de manera inmediata ingresó a la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam) para “cumplir con el deseo familiar”, y a la vez estudió letras hispánicas en la institución por vocación personal.

Su vida docente la inició como adjunto de la cátedra de literatura mexicana por invitación del maestro Francisco Monterde, donde estuvo por poco tiempo, debido a que viajó a Francia tras obtener la beca Rockefeller. Antes de viajar a París se casó con Beatriz Caso, hija del arqueólogo y reconocido investigador Alfonso Caso. De esa unión nacieron sus dos hijas, Beatriz y Juana Inés.

Después estudió en Francia y desarrolló su gusto por la disciplina escénica. Al regresar Solórzano con su esposa a México en 1951, fue invitado por Horacio Labastida para que se encargara de un proyecto de teatro profesional para los universitarios. Años después, entre 1977 y 1980, el dramaturgo dirigió el Teatro de la Nación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Durante diez años fue crítico teatral, especialista y difusor del arte escénico latinoamericano y maestro de las cátedras de teatro mexicano e hispanoamericano en la carrera de literatura dramática y teatro de la Facultad de Filosofía y Letras.

A propósito de sus cincuenta años de magisterio, la Unam y la Revista de la Universidad de México lo definieron como “un hombre de teatro”, lo cual “es un logro para el reconocimiento de los estudios e investigaciones sobre el teatro y la literatura dramática dentro de la máxima casa de estudios”.

En 1982, el autor de Las celdas se naturalizó mexicano. En 1985 fue nombrado maestro emérito de la Facultad de Filosofía y Letras y le fueron conferidos diversos galardones.

Solórzano es autor de los libros de ensayo Del sentimiento plástico en la obra de Unamuno (1944); Unamuno y el existencialismo; de la obra de teatro Espejo de novelas, Las manos de Dios y Los fantoches, entre otros.

Fuente: La Jornada